Donkey Xote

Debo decir que se trata de una película sobre la que tenía ciertas espectativas y por eso me ha decepcionado enormemente. Aunque lo cierto es que, viendo algunas de las obras más exitosas y publicitadas del panorama español, no sé de qué me sorprendo.
A priori parece que va a ser una divertida película de animación en la línea de Shrek. La película pretende contar la «verdadera» historia de Don Quijote a través del burro Rucio. Se nos presenta a un Don Quijote apasionado y entusiasta, un Sancho Panza rico que es el que mantiene a su amigo, un burro que quiere ser caballo y un Rocinante que odia salir de su tranquila cuadra, donde adiestra a las gallinas. Como antagonista tenemos a un bachiller Sansón Carrasco taimado y manipulador. El supuesto hilo argumental es el viaje que llevan a cabo los protagonistas para justar contra el Caballero de la Luna, que revelará la verdadera identidad de Dulcinea a quien le venza. Pero todo se queda en agua de borrajas.
Este filme demuestra que la animación española, aunque algo atrasada con respecto a americana, es capaz de solventar técnicamente una película de esta envergadura. Pero flaquea en algo que es para mí esencial en cualquier película: un buen guión. No hay un verdadero hilo argumental y la historia termina resultando absurda. Está llena de chistes simplones y de anacronismos sin sentido. Es un producto eminentemente comercial que trata de aprovecharse de la estela dejada por algunas de las películas más famosas del género, copiando burdamente algunos estereotipos que aquí no vienen a cuento. Se olvidan de que los niños no son idiotas, y que precisamente son ellos los que mejor saben apreciar una buena historia.
Lo único a destacar positivamente es, sin duda, la ambientación lograda con unos fondos muy trabajados sobre los que sí que se ve que han investigado (se puede distinguir con todo detalle, por ejemplo, la plaza de El Toboso). En la parte gráfica sí que han hecho los deberes.
En resumen, sus creadores han desaprovechado la oportunidad de acercarse a la figura de nuestro hidalgo de una manera digna, aunque fuera de manera original. Me quedo con una sensación de falta de respeto al autor y a la obra. Lo que podía ser una película simpática termina convirtiéndose en un despropósito que indignará a cualquier conocedor de la obra cervantina. Y también a aquellos que no la conozcan.

Deja un comentario